Quien puede ser donante

Cómo hacerse donante de órganos

El equipo que le atiende no puede ponerse en contacto con donantes vivos en su nombre. Si desea un trasplante de riñón de un donante vivo, tendrá que hablar con sus familiares y amigos y preguntarles si están interesados en darle un riñón.
2. Si su posible donante vivo está dispuesto a seguir adelante con la donación, se someterá a una serie de pruebas. En ellas se comprobará la salud de su corazón y sus pulmones, y se comprobará que su función renal es excelente.
Si su posible donante vivo no es compatible con usted, puede participar en el programa nacional de donación compartida de riñón en vida. Este programa ofrece la posibilidad de intercambiar riñones de donantes con otra pareja de donantes y receptores en la misma situación que usted.
A veces, si sólo tiene niveles bajos de anticuerpos contra su donante, puede ser posible recibir un trasplante de riñón de él. En esta situación, es posible que necesite un tratamiento para reducir el nivel de anticuerpos en su sangre para que pueda recibir el nuevo riñón de forma segura. El riesgo de rechazo puede ser mayor y podría necesitar inmunosupresión adicional. El equipo de trasplante de riñón puede darle más información.

Requisitos para la donación de órganos

Fumar se considera un riesgo para el posible donante. Dado que el tabaquismo daña los pulmones, puede aumentar el riesgo de que el donante desarrolle una neumonía tras la intervención quirúrgica. Los posibles donantes deben ser sinceros con el centro de trasplantes acerca de sus hábitos de tabaquismo para garantizar el éxito de la donación y el trasplante.
Los distintos centros de trasplante tienen políticas diferentes en relación con el tabaquismo y la donación en vida. A los donantes vivos se les puede pedir que dejen de fumar antes de la donación, y si la persona es un fumador empedernido, se le puede pedir que acuda a un neumólogo para comprobar su respiración.

Donante de órganos australiano re…

La donación en vida tiene lugar cuando una persona viva dona un órgano (o parte de un órgano) para su trasplante a otra persona. El donante vivo puede ser un miembro de la familia, como un padre, un hijo, un hermano o una hermana (donación en vida).
La donación en vida también puede provenir de alguien relacionado emocionalmente con el receptor, como un buen amigo, el cónyuge o un pariente político (donación en vida no relacionada). Gracias a la mejora de la medicación, ya no es necesario un vínculo genético entre el donante y el receptor para garantizar el éxito del trasplante.
Puede encontrar algunas estadísticas en el sitio web de la Red Unida para la Compartición de Órganos (UNOS). La UNOS recopila estadísticas de todos los centros de trasplante de Estados Unidos. Para ver todos los datos de la UNOS, haga clic aquí. Puede encontrar estadísticas sobre el número de trasplantes de donante vivo y no vivo realizados en ese centro concreto, respectivamente, y las tasas de supervivencia del injerto para el receptor del trasplante.
La mejor fuente de información sobre los resultados esperados del donante es su equipo de trasplante. Hable con ellos sobre los riesgos generales, tanto a corto como a largo plazo, así como sobre cualquier preocupación específica que tenga en relación con su estado de salud personal.

Qué órganos se pueden donar en vida

En Australia se pide a las familias que den su consentimiento para la donación de órganos y tejidos, incluso si la persona ha registrado su decisión de ser donante. Cuando usted fallece, se puede preguntar a sus familiares mayores disponibles si consienten en donar sus órganos y tejidos para un trasplante. Puede decidir no donar sus órganos y tejidos, aunque haya querido ser donante.
No. Según la Ley de Tejidos Humanos de 1983, si usted se opuso a la donación de órganos y tejidos en vida y no hay pruebas de que haya cambiado de opinión, nadie puede consentir la donación de órganos o tejidos de su cuerpo.
La razón por la que las personas no pueden donar órganos si mueren fuera del hospital es que tienen que ser ventiladas artificialmente para que la muerte se produzca de forma que sea posible la donación de órganos. Esto suele ocurrir en las unidades de cuidados intensivos de los hospitales o en los servicios de urgencias.
La muerte cerebral es cuando una persona muere porque el suministro de sangre y oxígeno a su cerebro se detiene. El cerebro deja de funcionar y muere sin posibilidad de recuperación. Suele ser consecuencia de una lesión grave en el cerebro o de una hemorragia cerebral (es decir, un accidente cerebrovascular).

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos