Propiedades del jamon serrano

Propiedades del jamon serrano

Calorías del jamón serrano por loncha

En este post vamos a sacarte de dudas sobre las principales diferencias entre el Jamón Serrano y el Jamón Ibérico. Qué tipos de raza de cerdo se utilizan para los diferentes Jamones y Paletas; tipo de alimentación del cerdo, propiedades organolépticas y muchos más detalles para que, a la hora de comprar Jamón Español, puedas elegir el que más te convenga. Lo más caro no siempre es lo mejor, todo depende de los gustos personales y del uso que se le vaya a dar.
La principal característica, como bien sabes, de un jamón serrano o paleta serrana es que se obtiene de cerdos blancos. Las razas más extendidas en España para elaborar estos productos son, gracias a su genética, su adaptación al medio y su facilidad de hibridación entre ellas, la Duroc, Large White y Landrace; americana, inglesa y danesa, respectivamente.
Son ejemplares que llevan varias décadas en España; dan jamones bien formados y de muy buena calidad de carne, especialmente el Duroc. De hecho, los jamones serranos Duroc se hacen, ya que tienen la propiedad de infiltrar su grasa, característica de la que carecen el resto de razas blancas; y es la única que se utiliza, por ley, para cruzar con cerdos ibéricos.

¿es saludable el jamón serrano?

La grasa del jamón ibérico de bellota contiene más del 55% de ácido oleico (un ácido graso monoinsaturado). Rigurosos estudios científicos han demostrado que estas grasas ejercen un efecto beneficioso sobre el colesterol en la sangre, aumentando la cantidad de colesterol bueno (HDL) y reduciendo el malo (LDL). Sólo el aceite de oliva virgen tiene un mayor contenido en ácido oleico.
La proporción total de ácidos grasos insaturados en los jamones curados de Pata Negra que han consumido una dieta de bellotas es superior al 75%, lo que la convierte en la más «cardiosaludable» de todas las grasas animales, incluso más saludable que algunas grasas de origen vegetal. La raza de los cerdos no es la única explicación; su dieta básica de bellotas y pastos también juega un papel importante.
Además de su efecto beneficioso sobre el colesterol, el jamón ibérico aporta proteínas, vitaminas B1, B6, B12 y ácido fólico, todas ellas muy beneficiosas para el sistema nervioso y el buen funcionamiento del cerebro. También es rico en vitamina E, un potente antioxidante, y en minerales como el cobre, esencial para los huesos y los cartílagos; el calcio, el hierro, el zinc, el magnesio, el fósforo y, por último, el selenio, al que se le atribuyen propiedades antienvejecimiento.

El jamón serrano es cancerígeno

Hoy en día, España es el primer productor y consumidor de jamón del mundo. Cada año se elaboran unos 38,5 millones de jamones y paletas, y cada español come casi 5 kg de jamón al año, el doble que en Italia, segundo país consumidor.
El historiador griego Estrabón (siglo I a.C.) escribió en el libro III de su Geografía (dedicado a Iberia) que los carretanos, pueblo de estirpe ibérica que habitaba los Pirineos occidentales, elaboraban excelentes jamones, comparables a los de Cantabria, que les proporcionaban considerables ingresos.
Cuenta la leyenda que el jamón tuvo su origen en un cerdo que cayó a un arroyo muy salado y se ahogó. Un grupo de pastores sacó el cerdo del agua, lo asó y descubrió que tenía un sabor agradable, especialmente la pata trasera. Más tarde descubrieron que la salazón del jamón hacía que se conservara mucho más tiempo sin perder su sabor, y fueron perfeccionando la técnica hasta conseguir uno de los mejores jamones curados del mundo.
En la actualidad, todo el proceso -desde el sacrificio y el despiece hasta la curación en la sala de maduración- se realiza en unas instalaciones limpias, modernas y de alta tecnología, que garantizan una producción continua, una calidad uniforme y unas condiciones ambientales adecuadas en todo momento.

Propiedades del jamon serrano online

El jamón (pronunciación española: [xaˈmon], pl. jamones) es un tipo de jamón curado producido en España. Es uno de los alimentos más reconocidos a nivel mundial de la cocina española (junto con otros platos como el gazpacho y la paella)[1][2] También es un componente habitual de las tapas[3][4].
El jamón se suele consumir en lonchas, bien cortadas manualmente de una pata en un puesto de jamonero con un cuchillo de corte fino y afilado, o bien cortadas de la carne deshuesada con una cortadora de fiambre giratoria. También se consume regularmente en cualquier forma en pequeñas porciones.
Como producto, el jamón es similar al presunto portugués y al prosciutto italiano, pero la producción se diferencia por una fase de curación más larga (hasta 18 meses), que le da una textura más seca, un color más profundo y un sabor más fuerte que el primero.
Una pata de jamón entera es considerablemente más barata en peso que su homóloga en lonchas porque incluye el hueso y la grasa no comestible. Sin embargo, una vez que se eliminan las capas de grasa externas y se expone la carne, el producto debe consumirse lo antes posible, ya que se inicia un proceso de secado y deterioro progresivo. Esto no es un problema para los restauradores y los minoristas, ya que consumen el producto mucho más rápido que un particular[6] Los consumidores domésticos suelen elegir el producto en lonchas, ya sea recién cortado en un puesto de charcutería, preenvasado comercialmente o conservado al vacío. El jamón es seguro de consumir siempre que se mantenga en su pata en un ambiente seco y fresco y se evite la luz solar directa, pero debe mantenerse refrigerado una vez cortado fuera de la pata[7][8].

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos