Pie de atleta contagio

Cuál es el tratamiento más fuerte para el pie de atleta

El nombre médico del pie de atleta es tinea pedis. Esta infección fúngica común que ataca la piel de los pies suele afectar a un gran porcentaje de personas que la desarrollarán en algún momento de su vida. Este hongo puede entrar en el cuerpo a través de pequeñas grietas en la piel. Generalmente se encuentra en piscinas públicas y sus alrededores, vestuarios o superficies contaminadas. Los pacientes que padecen esta afección cutánea contagiosa suelen notar picor y enrojecimiento de la piel entre los dedos o en la planta del pie, ampollas o, en casos graves, la aparición de grietas en la piel. Hay varias formas de prevenir el desarrollo de esta afección, como lavar y secar los pies con regularidad, evitar compartir zapatos y toallas y no alternar el calzado. Si cree que tiene pie de atleta, se sugiere hablar con un podólogo que pueda ofrecerle opciones de tratamiento adecuadas.
El pie de atleta suele ser una afección incómoda. Afortunadamente, los podólogos se especializan en el tratamiento del pie de atleta y ofrecen las mejores opciones de tratamiento. Si usted tiene alguna pregunta sobre el pie de atleta, consulte con uno de nuestros podólogos de Family Foot Care de Long Island. Nuestros médicos evaluarán su condición y le proporcionarán un tratamiento de calidad.

El pie de atleta no responde al tratamiento

El pie de atleta, o tinea pedis, es una infección de la piel y los pies que puede estar causada por una variedad de hongos diferentes. Aunque la tiña del pie puede afectar a cualquier parte del pie, la infección suele afectar al espacio entre los dedos. El pie de atleta suele caracterizarse por la aparición de fisuras o escamas en la piel, que pueden ser rojas y provocar picor.
La tiña del pie se transmite por contacto con escamas de piel infectadas o por contacto con hongos en zonas húmedas (por ejemplo, duchas, vestuarios, piscinas) 1. La tiña pedis puede ser una infección crónica que reaparece con frecuencia 2. El tratamiento puede incluir cremas tópicas (aplicadas a la superficie de la piel) o medicamentos orales 3.

Imágenes del pie de atleta

No es necesario ser un atleta para desarrollar el pie de atleta. Cada vez que caminas descalzo en un lugar donde otros han caminado antes, existe la posibilidad de contraer esta infección por hongos. El pie de atleta se desarrolla en lugares cálidos y húmedos, como vestuarios, piscinas y duchas comunes. A continuación te explicamos cómo puedes evitar esta enfermedad tan común.
El pie de atleta (tinea pedis) es una infección fúngica que afecta a los pies. Su erupción escamosa suele comenzar entre los dedos y puede extenderse por todo el pie. Los síntomas incluyen picor, ardor y escozor.
El pie de atleta suele desarrollarse en personas con pies sudorosos metidos en zapatos apretados. Este lugar húmedo y oscuro es una zona excelente para que crezcan los hongos. El pie de atleta, relacionado con la tiña y la tiña inguinal, es muy contagioso. Por eso, una vez que una persona desarrolla el problema, el hongo puede infectar fácilmente a muchas otras a través de los suelos húmedos, las toallas y la ropa.
A los hongos les encantan los lugares húmedos, como los zapatos empapados de sudor y los suelos húmedos de los vestuarios. Por eso es tan importante mantener los pies secos. Cuando haga calor en el exterior, evita en lo posible los zapatos cerrados, de plástico o de goma. Usa sandalias o chanclas, que permiten que los pies sudados se sequen. Además, no lleves los mismos zapatos dos días seguidos. Eso permite que los zapatos se sequen antes de volver a ponérselos.

Causas del pie de atleta

El pie de atleta (tinea pedis) es una infección fúngica común que se desarrolla en la zona húmeda entre los dedos o en las plantas de los pies. Provoca picor, escozor y ardor y, si no se trata, puede hacer que la piel se pele y se agriete, lo que, a su vez, puede provocar una infección bacteriana. El pie de atleta también puede afectar a las uñas de los pies, las palmas de las manos y los dedos. Está causado por una variedad de hongos que pertenecen al grupo de los “dermatofitos”, que también causan la tiña, la dermatitis del pañal y la tiña inguinal (dhobi).
El hongo del pie de atleta se desarrolla en un entorno cálido y húmedo. Bastante contagioso, suele propagarse en zonas públicas como piscinas y vestuarios. Puede propagarse de los pies a las manos u otras partes del cuerpo a través del contacto físico, o del contacto con objetos contaminados como alfombras, sábanas, ropa o toallas.
Normalmente, el primer síntoma del pie de atleta es el picor entre los dedos. En poco tiempo pueden aparecer otros síntomas, como enrojecimiento, picor, escozor o ardor en la piel, y ampollas supurantes o con costra. La piel puede escamarse, agrietarse o pelarse. Si la infección fúngica se extiende a las uñas, éstas pueden decolorarse y engrosarse o, posiblemente, descomponerse.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos