Impuesto bebidas azucaradas cataluña

Impuesto especial sobre las bebidas azucaradas filipinas 2020

La introducción de un impuesto sobre el azúcar, que aumenta el precio de las bebidas gaseosas y otros productos con alto contenido en azúcar, sólo ha tenido un efecto limitado y moderado en la modificación de los hábitos y comportamientos alimentarios de la población, según un nuevo estudio.
La investigación de un equipo internacional de economistas, publicada en la revista Social Science & Medicine, se centró en el impacto de un impuesto sobre el azúcar en la cesta de la compra de los ciudadanos, comparando el gasto de los clientes en Cataluña (España), donde se había introducido un impuesto, con el resto del país (donde no se había introducido) entre mayo de 2016 y abril de 2018.
En mayo de 2017 se introdujo un impuesto sobre las bebidas azucaradas (SSB) en Cataluña, pero no en el resto de España. El impuesto tiene una estructura escalonada en la que el tipo aumenta en función de la cantidad de azúcar que contenga un producto. El enfoque catalán es un reflejo del impuesto de la industria de los refrescos del Reino Unido, que entró en vigor el 6 de abril de 2018.
El impuesto sobre los refrescos significó que, en promedio, una botella de un litro de Fanta, Sprite o Seven Up!, que costaba alrededor de 1,02 euros el mes anterior al impuesto, aumentó a 1,18 euros. Sin embargo, uno de los efectos adicionales del impuesto ha sido la reformulación, por la que los productores de bebidas han creado y comercializado nuevos productos con un contenido global de azúcar mucho menor (por ejemplo, Coca-Cola Zero).

Pros y contras del impuesto sobre el azúcar

La introducción de un impuesto sobre el azúcar, que aumenta el precio de las bebidas gaseosas y otros productos con alto contenido en azúcar, sólo ha tenido un efecto limitado y moderado en la modificación de los hábitos y comportamientos alimentarios de la población, según un nuevo estudio.
La investigación de un equipo internacional de economistas, publicada en la revista Social Science & Medicine, se centra en el impacto de un impuesto sobre el azúcar en la cesta de la compra de los ciudadanos, comparando el gasto de los clientes en Cataluña (España), donde se ha introducido un impuesto, con el resto del país (donde no se ha introducido) desde mayo de 2016 hasta abril de 2018.
En mayo de 2017 se introdujo un impuesto sobre las bebidas azucaradas (SSB) en Cataluña, pero no en el resto de España. El impuesto tiene una estructura escalonada en la que el tipo aumenta en función de la cantidad de azúcar que contenga un producto. El enfoque catalán es un reflejo del impuesto de la industria de los refrescos del Reino Unido, que entró en vigor el 6 de abril de 2018.
El impuesto sobre los refrescos significó que, en promedio, una botella de un litro de Fanta, Sprite o Seven Up!, que costaba alrededor de 1,02 euros el mes anterior al impuesto, aumentó a 1,18 euros. Sin embargo, uno de los efectos adicionales del impuesto ha sido la reformulación, por la que los productores de bebidas han creado y comercializado nuevos productos con un contenido global de azúcar mucho menor (por ejemplo, Coca-Cola Zero).

Impuesto especial sobre las bebidas azucaradas filipinas pdf

ResumenAntecedentesEl consumo de bebidas azucaradas contribuye a la epidemia de obesidad. El 28 de marzo de 2017, Cataluña promulgó una ley que impone un impuesto especial sobre las bebidas azucaradas por razones de salud pública. El propósito de este estudio es evaluar el impacto del impuesto sobre el consumo de bebidas azucaradas en Cataluña (España).MétodosEstudio antes y después para evaluar los cambios en la prevalencia del consumo de bebidas azucaradas entre 1929 personas de 12 a 40 años que residen en barrios de bajos ingresos de Barcelona (intervención) y Madrid (control). La frecuencia de consumo de bebidas se determinó mediante un cuestionario validado administrado durante el mes anterior a la introducción del impuesto (mayo de 2017) y de nuevo al año de su entrada en vigor. El efecto del impuesto se obtuvo mediante modelos de regresión de Poisson con varianza robusta ponderada mediante puntuaciones de propensión.ResultadosMientras que la prevalencia de consumidores habituales de bebidas gravadas se redujo en un 39% en Barcelona en comparación con Madrid, la prevalencia de consumidores de bebidas no gravadas se mantuvo estable. La principal razón citada por más de dos tercios de los encuestados para reducir su consumo de bebidas azucaradas fue el aumento del precio, seguido de una mayor conciencia de sus efectos sobre la salud.ConclusionesLa introducción del impuesto especial catalán sobre las bebidas azucaradas fue seguida de una reducción de la prevalencia de consumidores habituales de bebidas gravadas.

Impuesto sobre el azúcar en el reino unido

ResumenEn este trabajo se analiza un impuesto sobre las bebidas azucaradas (BLU) que se introdujo en Cataluña el 1 de mayo de 2017. El proyecto de ley establecía la exigencia de una repercusión del 100% del impuesto al consumidor final y dos niveles del impuesto: 0,08 euros/litro para productos con 5-menos de 8 g de azúcar y 0,12 euros/litro para productos con 8 g de azúcar o más. La literatura anterior centrada en el impacto de los impuestos sobre las bebidas azucaradas concluye que la repercusión sólo es completa a largo plazo. Nuestro trabajo aporta nuevas pruebas de que, cuando el impuesto aumenta los precios de forma sustancial e inmediata, la respuesta de las ventas también es significativa. En particular, estimamos que el nuevo impuesto sobre las barras de acero inoxidable en Cataluña redujo las compras de barras de acero inoxidable en un 7,7%. Documentamos que parte de esta reducción se sustituye por un aumento de las ventas de bebidas zero/light (efecto sustitución). Es importante destacar que la reducción de las compras es mayor en las zonas con una mayor incidencia de la obesidad, en las zonas con mayores ingresos familiares y para los productos con mayor contenido de azúcar.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos