Hormona de la saciedad

Hormona de la saciedad

Hormona de la saciedad 2020

Muchas personas que han luchado por perder peso y mantenerlo sospechan que hay algo más que comer menos y se resisten a la idea de que el fracaso es simplemente una cuestión de no haberse esforzado lo suficiente. El hecho de que dos tercios de los adultos en Estados Unidos tengan sobrepeso u obesidad sugiere que se trata de una situación más compleja.1
“En las personas con sobrepeso y obesidad, puede desarrollarse una resistencia a ciertas hormonas de la saciedad, por lo que estas personas realmente pueden estar experimentando más hambre fisiológicamente”, dice Marjorie Nolan Cohn, MS, RDN, CDN, ACSM-HES, portavoz nacional de la Academia de Nutrición y Dietética, médico en la práctica privada en Nueva York, y autor de The Belly Fat Fix. “Los clientes suelen sentirse mejor cuando escuchan esto. Dicen: ‘Así que mi hambre no está sólo en mi cabeza o porque no tengo suficiente fuerza de voluntad o que simplemente me encanta la comida'”.
¡”En los últimos 20 años, hemos aprendido mucho sobre las hormonas del hambre y la saciedad”, dice Scott Isaacs, MD, endocrinólogo certificado en Atlanta y autor de Beat Overeating Now! “La primera fue la leptina, que se descubrió en 1994”. Desde entonces, se han descubierto muchas otras hormonas que influyen en el hambre, el apetito, los antojos y el peso. (Véase el recuadro sobre el papel de las principales hormonas cerebrales e intestinales en la regulación del apetito).

Leptina

Las 3 hormonas que regulan el hambre, los antojos y la saciedadLa pérdida de peso no es tan clara como comer menos y hacer más ejercicio. Aunque el enfoque de “cortar calorías” o “contar calorías” para perder peso ha sido un elemento básico en nuestra cultura durante más de cuatro décadas, es bastante evidente, debido al hecho de que la sociedad es cada vez más grande y más enferma como resultado, que este enfoque ha sido muy engañoso.
El primer paso para cambiar este fenómeno es comprender que el cuerpo humano es un sistema biológico complejo. Cada vez que se consume un alimento, el cuerpo lo evalúa como bueno o malo, como un apoyo nutricional o como un trastorno hormonal. Todo se reduce a la biología básica, no a las matemáticas. ¿Apoyarán esas calorías a que tu cuerpo haga lo que está diseñado para hacer automáticamente, estabilizando un equilibrio hormonal armonioso, o harán que tu cuerpo entre en un caos hormonal?
Si la gente entendiera la razón por la que ha ganado peso, o la causa, entonces perderlo sería mucho más comprensible. Sin entender la “CAUSA”, una solución parece inalcanzable porque es como tratar de resolver un gran misterio. Pero, cuando entendemos la causalidad, la solución tiene mucho sentido.

Bloqueador de grelina

Comer proteínas. Los alimentos bajos en grasa y ricos en proteínas son los que mejor suprimen la producción de grelina. Los carbohidratos hacen bien su trabajo al principio, pero los niveles repuntan con el tiempo y suben aún más, dejándole a menudo con más hambre de la que tenía antes de comer.
… especialmente en el desayuno. Un estudio reciente ha descubierto que comer proteínas magras por la mañana controla el hambre durante más tiempo que si se comen en otros momentos del día. Prueba a añadir a tu comida claras de huevo, bacon canadiense o yogur desnatado.
Trabaja para reducir el estrés. El cuerpo produce más grelina en respuesta a la ansiedad, y los alimentos que tienden a apetecer son ricos en carbohidratos y grasas. Haga algo relajante: hágase un masaje, tome una clase de yoga, escuche su música favorita o vea una comedia y ríase.
Coma comidas más pequeñas con más frecuencia. Tener algo de comida en el estómago a lo largo del día estimula la secreción de una segunda hormona -llamada péptido YY3-36- que reduce la producción de grelina. Sus niveles de azúcar en sangre también serán más estables, lo que puede mejorar el estado de ánimo. Sólo tienes que asegurarte de controlar las porciones y elegir alimentos saludables.

Hormona del hambre

ReferenciasDescargar referenciasAgradecimientosEl estudio contó con el apoyo del Consejo Danés de Investigación Estratégica, el Grupo de Estudio de Alimentos/Ministerio Danés de Alimentación, Agricultura y Pesca, la Fundación Novo Nordic y el Instituto Clínico de la Universidad de Aarhus, Dinamarca.
Las entidades financiadoras no tuvieron ningún papel en el diseño y la ejecución del estudio ni en el análisis y la interpretación de los datos.El ensayo se registró en http://www.clinicaltrials.gov. ID no. NCT00776971.Información de los autoresNotas de los autoresAfiliaciónAutoresAutor correspondienteCorrespondencia a
Derechos y permisosImpresiones y permisosAcerca de este artículoCite este artículoMaersk, M., Belza, A., Holst, J. et al. Puntuaciones de saciedad y respuesta de la hormona de la saciedad después de un refresco endulzado con sacarosa comparado con leche isocalórica semidesnatada y con un refresco no calórico: un ensayo controlado.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos