Hacer ejercicio antes o despues de desayunar

Hacer ejercicio antes o después del desayuno para ganar peso

Rob Edinburgh no trabaja, asesora, posee acciones ni recibe financiación de ninguna empresa u organización que pueda beneficiarse de este artículo, y no ha revelado ninguna afiliación relevante más allá de su nombramiento académico.
El ejercicio se recomienda a las personas con sobrepeso u obesidad como forma de reducir el riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2 y enfermedades cardiovasculares. Pero la gente no siempre tiene tiempo para hacer todo el ejercicio que le gustaría, por lo que es importante encontrar formas de aumentar los beneficios del ejercicio para la salud. Nuestras últimas investigaciones han encontrado una forma de hacerlo, y tiene que ver con el tiempo. Esto significa que se puede hacer menos ejercicio si otros compromisos, como la familia y el trabajo, siempre se interponen.
Para explicar cómo funciona esto, ayuda saber un poco sobre la insulina. La insulina es una hormona que ayuda a controlar los niveles de azúcar en sangre. Uno de los principales efectos de la insulina después de una comida es permitir que el azúcar de la sangre sea transportado al músculo, donde puede almacenarse o utilizarse como combustible para obtener energía.

Comer antes o después de entrenar para ganar músculo

La alimentación y el ejercicio van de la mano. Cuándo y qué comes puede ser importante para cómo te sientes cuando haces ejercicio, ya sea un entrenamiento casual o un entrenamiento para una competición. Ten en cuenta estos consejos para comer y hacer ejercicio.
Si haces ejercicio por la mañana, levántate lo suficientemente temprano para terminar de desayunar al menos una hora antes de tu entrenamiento. Esté bien alimentado cuando vaya a entrenar. Los estudios sugieren que comer o beber carbohidratos antes del ejercicio puede mejorar el rendimiento del mismo y permitirle entrenar durante más tiempo o con mayor intensidad. Si no comes, puedes sentirte lento o mareado cuando hagas ejercicio.
Y recuerda, si normalmente tomas café por las mañanas, una taza antes de tu entrenamiento probablemente esté bien. También debes saber que siempre que pruebes un alimento o una bebida por primera vez antes de un entrenamiento, corres el riesgo de sufrir un malestar estomacal.
La mayoría de la gente puede comer pequeños tentempiés justo antes y durante el ejercicio. La clave está en cómo te sientes. Haz lo que más te convenga. Los tentempiés que se toman poco antes del ejercicio probablemente no le darán más energía si su entrenamiento dura menos de 60 minutos, pero pueden evitar las punzadas de hambre que le distraen. Si su entrenamiento dura más de 60 minutos, puede beneficiarse de incluir un alimento o bebida rica en carbohidratos durante el entrenamiento. Algunas buenas opciones de tentempiés son:

Qué pasa si haces ejercicio después de comer

Una pregunta común que me hacen es si el ayuno intermitente podría ayudarles a obtener resultados más rápido. Para cualquiera que haya probado el ayuno intermitente, es probable que haya hecho un entrenamiento de cardio con el estómago vacío, ¡y puede que ya tenga una opinión al respecto!
Sin embargo, esta situación sería extrema: la mayoría de nosotros come unas horas antes de dormir y, con la vida tan ajetreada que llevamos, no siempre dormimos las 8 horas recomendadas. Esto significa que la probabilidad de agotar completamente las reservas de glucosa y glucógeno en sangre mientras se duerme es bastante escasa.
Mientras que algunas personas pueden encontrar que todavía tienen suficiente energía para entrenar cuando están en ayunas, otras pueden sentirse demasiado agotadas. En este caso, intentar entrenar en ayunas puede no ser la mejor idea. En su lugar, prueba a tomar un ligero tentempié antes del entrenamiento.
La grasa se almacena en un tejido especial llamado tejido adiposo, en varios lugares del cuerpo. Para que la grasa se queme (es decir, se utilice como energía), primero debe liberarse del tejido adiposo.

Entrenamiento con el estómago vacío: ventajas y desventajas

En un nuevo estudio, publicado en el Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism, científicos de la salud de las Universidades de Bath y Birmingham se propusieron evaluar los efectos agudos y crónicos del ejercicio realizado antes y después de la ingesta de nutrientes (o del desayuno, como lo llamamos los no científicos) sobre la utilización de los lípidos intramusculares y del cuerpo entero (o la quema de grasas), y el metabolismo postprandial de la glucosa (o la sensibilidad a la insulina).
Permítanme señalar algo de entrada. El hecho de que los hombres de este estudio comieran antes o después de hacer ejercicio no supuso ninguna diferencia en cuanto a la pérdida de peso durante el periodo de prueba de seis semanas. Pero el horario de las comidas sí tuvo efectos “profundos y positivos” en su salud.
Creo que este es un punto importante a destacar. En la esfera del bienestar existe la idea de que al hacer ejercicio en estado de ayuno, se quema literalmente la grasa del cuerpo. Aunque los investigadores descubrieron que los sujetos utilizaban más grasa de su tejido adiposo y la grasa de sus músculos como combustible, esto no dio lugar a un protocolo mágico de pérdida de peso.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos