Diferencia entre anchoa y boqueron

Thryssa

También llamada boquerón, la anchoa blanca es un tipo de pescado fresco que suele conservarse en un líquido de aceite y vinagre. Populares en la cocina española como tapas, los boquerones blancos pueden utilizarse en una gran variedad de platos, como aderezo de ensaladas y como aderezo de pizzas. La única diferencia entre las anchoas blancas y las de lata es la forma de envasarlas.
Como pescado azul, las anchoas son en general un complemento saludable para cualquier dieta. Ya sean frescas o en conserva, se sospecha que los minerales, las vitaminas y los aceites Omega-3 que se encuentran en este pescado ayudan a prevenir las enfermedades del corazón y a mejorar los niveles de colesterol. Sin embargo, a muchas personas las anchoas les resultan desagradables por su fuerte sabor salado.
Las anchoas se encuentran normalmente en conserva, lo que aumenta la intensidad de su sabor. Las anchoas blancas, en cambio, tienen un sabor más suave al ser frescas. Sin embargo, normalmente se conservan en una solución de aceite y pueden mantenerse más tiempo que el pescado fresco que no se marina de esta manera.
En España, las anchoas blancas suelen encontrarse como tapas. Las tapas son un tipo de tentempié o aperitivo que suele servirse con alcohol y que suele encontrarse en los bares. Aunque existen muchos tipos de tapas, a menudo se utilizan las anchoas blancas. Las anchoas suelen estar crudas y se sirven sólo con la base de aceite en la que están marinadas. A menudo acompañadas de sidra asturiana o vino tinto, este sabroso aperitivo también puede incluirse con un simple pan.

Anchoas ortiz en aceite de oliva

Pequeño pez salado, plateado y delgado, que se encuentra principalmente en el Mar Negro y en el Pacífico y el Atlántico, así como en el Mediterráneo, de donde se cree que proceden las mejores. Suelen medir entre 8 y 10 cm de largo y, dado que su delicado sabor no dura mucho después de la captura, rara vez se exportan frescas. En su lugar, se filetean, se curan en sal y se envasan en aceite o sal (estos son especialmente sabrosos) en latas o frascos. Conservados así, adquieren un intenso pero sofisticado sabor a pescado y son una gran reserva en la despensa.
Si se envasan en sal, puede sacudir un poco el exceso para obtener un sabor muy salado o, para un sabor más sutil, poner las anchoas en un colador y eliminar toda la sal. Séquelas con palmaditas antes de utilizarlas. Las anchoas envasadas en aceite pueden utilizarse directamente de la lata.
Las latas o tarros deben guardarse en un armario de cocina fresco. Las anchoas se estropean muy rápidamente una vez abiertas, por lo que hay que guardar las sobras sumergidas en aceite en un recipiente hermético en la nevera y consumirlas antes de dos días.

Comentarios

La anchoa es un pequeño pez forrajero de la familia Engraulidae. La mayoría de las especies se encuentran en aguas marinas, pero varias entran en aguas salobres, y algunas en Sudamérica se limitan a agua dulce[2].
Hay más de 140 especies distribuidas en 17 géneros; se encuentran en los océanos Atlántico, Índico y Pacífico, así como en el Mar Negro y el Mar Mediterráneo. Las anchoas suelen clasificarse como pescado azul[3].
Las anchoas son peces pequeños de color verde con reflejos azules debido a una franja longitudinal de color plateado que va desde la base de la aleta caudal (cola). Su longitud adulta oscila entre 2 y 40 centímetros (1 a 15+1⁄2 pulgadas),[4] y la forma de su cuerpo es variable, con peces más delgados en las poblaciones del norte.
El hocico es romo con dientes diminutos y afilados en ambas mandíbulas. El hocico contiene un órgano rostral único, que se cree que es de naturaleza electro-sensorial, aunque se desconoce su función exacta[5][6] La boca es más grande que la de los arenques y pejerreyes, dos peces a los que las anchoas se parecen mucho en otros aspectos. La anchoa se alimenta de plancton y de peces recién nacidos.

Anchoas de donostia foods…

A los cocineros les encanta cantar las alabanzas del pescado en conserva. Son asequibles, estables y una gran manera de añadir profundidad de sabor a casi cualquier plato. Para los no iniciados, pueden ser un poco intimidantes. Si está listo para subirse al carro del sabor de las anchoas, considere esto como una introducción.
Hay un amplio mundo de conservas de pescado a disposición del comprador del supermercado, pero las dos opciones más populares son las sardinas y las anchoas. Aunque ambos son pequeños y aceitosos, estas conservas de pescado tienen sabores, apariencias y orígenes muy diferentes. Las sardinas son originarias del sur del Mediterráneo. Son más grandes que las anchoas y pertenecen a la misma familia que el arenque. En comparación con las sardinas, las anchoas son aún más pequeñas y más aceitosas. Aunque tendemos a pintarlas con una brocha gorda, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación enumera más de 140 tipos de anchoas. La principal anchoa comercial es la europea.
No es buena idea sustituir las anchoas por sardinas o viceversa. Estos dos pescados se comportan de forma muy diferente cuando se cocinan. Las anchoas tienden a deshacerse, aromatizando todo el plato con su sabrosa salinidad. Las sardinas son más carnosas y melosas. La carne gruesa de una sardina no se disuelve como lo hace un filete de anchoa. Intentar emulsionar una sardina en un aliño de ensalada César sería poco menos que catastrófico.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos