Derrame ocular con dolor

Derrame ocular con dolor

Gammagrafía de derrame coroideo

Una mujer de 29 años se presenta con visión borrosa bilateral y dolor de cabeza. Varias horas antes de la presentación, notó una disminución progresiva de la visión de lejos que limitaba su capacidad para leer la pizarra blanca al otro lado de la habitación. Durante este tiempo, mantuvo su visión de cerca y todavía era capaz de leer materiales a distancias cercanas e intermedias. Posteriormente, notó halos débiles al mirar luces brillantes y desarrolló un importante dolor de cejas. La paciente negó haber tenido enrojecimiento ocular, irritación ocular, destellos, moscas volantes, cambios posturales en los síntomas visuales, náuseas o vómitos. Comenzó a tomar topiramato 10 días antes para las cefaleas, y la dosis de este medicamento se duplicó el día anterior a la aparición de los síntomas. También informó de que había desarrollado una erupción cutánea varios días después de empezar a tomar topiramato, por lo que un proveedor externo le recetó prednisona oral.
Se indicó a la paciente que dejara el topiramato y que consultara a su médico de cabecera sobre opciones de tratamiento alternativas para sus problemas médicos sistémicos. Inmediatamente se le empezó a administrar timolol 0,25% dos veces al día, brimonidina 0,2% tres veces al día, acetato de prednisolona 1% cuatro veces al día y ciclopentolato 1% dos veces al día OU.

Derrame coroideo tras la cirugía de cataratas

Una mujer caucásica de 78 años se presentó con una historia de dos semanas de dolor intenso en el ojo izquierdo y enrojecimiento. El dolor se describió inicialmente como una “plenitud” periorbital, y un proveedor externo le recetó antibióticos orales para una presunta infección de los senos paranasales. El dolor empeoró gradualmente hasta convertirse en un dolor “agudo” y “punzante”, y se le recetaron antibióticos tópicos y lágrimas artificiales para una presunta abrasión conjuntival. A pesar del tratamiento, el dolor y el enrojecimiento del ojo izquierdo siguieron empeorando de tal manera que las molestias la despertaban durante la noche, lo que dificultaba el sueño. En el momento de la presentación, también refirió fotofobia, visión borrosa y sensación de cuerpo extraño en el ojo izquierdo (OS). Negó cualquier síntoma en el ojo derecho. Informó de una historia de erupciones rojas intermitentes en las piernas. El resto de su revisión de síntomas fue negativa.
Figura 1: Fotografías externas en la presentación inicial. El ojo izquierdo se muestra en la mirada derecha (A), la mirada hacia arriba (B), la mirada hacia abajo (C) y la mirada hacia la izquierda (D). Hay inyección difusa tras la instilación de fenilefrina al 2,5%. Hay un defecto epitelial conjuntival en el limbo temporal anterior a la inserción del recto lateral

Síndrome de derrame uveal

Fig. 1Angiografía con fluoresceína (AF) y angiografía con verde de indocianina (AGI) del caso 1. Las manchas oscuras hipofluorescentes en la fase aguda se superponen en la AF (a) y en la ICGA (b) (flechas negras). c Las manchas oscuras hipofluorescentes en la ICGA desaparecieron 1 mes despuésImagen a tamaño completo
Fig. 2Angiografía con fluoresceína (AF) y angiografía con verde de indocianina (ICGA) del caso 3. a La AF muestra manchas oscuras hipofluorescentes en la retina media-periférica (flechas) y fuga vascular retiniana (asterisco) en la retina periférica en la fase inicial. b En la fase inicial, la ICGA muestra que las manchas oscuras hipofluorescentes son más prominentes. Obsérvese la misma localización de las manchas oscuras hipofluorescentes mediante FA e ICGA (flechas). Con el ICGA, la hiperfluorescencia puntual aparece cerca de las manchas oscuras hipofluorescentes (cabezas de flecha) en la fase temprana. c En la fase tardía, el ICGA muestra que algunas de las manchas oscuras hiperfluorescentes desaparecen, y la hiperfluorescencia puntual es más numerosa. (D) La hiperfluorescencia puntiforme en ICGA desaparece después de 1 mes Imagen a tamaño completoHiperfluorescencia puntiforme en ICGA, se observaron puntiformes hiperfluorescentes dispersos que aparecían en la fase temprana y media en las retinas medio-periféricas (Fig. 2b). Estos puntos hiperfluorescentes eran más prominentes en la fase tardía de la ICGA, pero no eran visibles en la AF y no mostraban fugas (Fig. 2c). Las lesiones se localizaban predominantemente cerca del HDS. Estas puntas de alfiler se presentaron en todos los casos y se normalizaron completamente después de 1 mes (Fig. 2d).Signos menoresHiperfluorescencia temprana y fuga del vaso estromal coroideo: La hiperfluorescencia y la fuga de los vasos del estroma coroideo se observaron en la fase temprana de la ICGA de los casos 1 y 3 (Fig. 3a, b). Estos hallazgos desaparecieron después de 1 mes (Figura 3c, d).

Desprendimiento de coroides

Explorar activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
Para saber más sobre un derrame coroideo, hay que conocer la diferencia entre la esclerótica, la coroides y la retina. La esclerótica es el duro revestimiento exterior del globo ocular. La esclerótica es lo que da al globo ocular su aspecto blanco. La coroides es el tejido rico en vasos sanguíneos que alimenta y nutre a la retina. La retina es el tejido sensible a la luz que recoge la información luminosa y la transmite al cerebro a través de los haces de fibras nerviosas mediante el nervio óptico.
Un derrame coroideo es una acumulación anormal de líquido en el espacio entre la esclerótica y la coroides. El líquido empieza a separar la esclerótica de la coroides y la retina. Por lo general, no hay ningún espacio entre la esclerótica y la coroides.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos