La belleza en el arte

La belleza en el arte

La importancia de la belleza en el arte

Si Claude Monet se pusiera a pintar hoy, ¿seguirían sus nenúfares alcanzando la misma fama? ¿Los apreciaríamos de la misma manera? Vivimos en una sociedad que empieza a dar más importancia a los valores interiores que a la belleza exterior. Eso es algo bueno, sin duda. Pero, ¿significa esto que debemos devaluar por completo la belleza física? ¿Debemos aceptarla sólo como una cualidad complementaria de los valores interiores, y no como un atributo admirable por derecho propio? ¿Estamos perdiendo (o suprimiendo) nuestra admiración infantil por las cosas “brillantes”? No es una opinión popular que nos guste algo simplemente porque es bonito.

Diferentes tipos de belleza en el arte

Los críticos e historiadores de arte tienen dificultades para tratar la belleza. Desde muy pronto se nos enseña que el análisis de una obra de arte se basa en las pruebas, en aquellas cosas que podemos señalar como evidencia. El problema de la belleza es que es casi imposible de describir. Describir la belleza de un objeto es como intentar explicar por qué algo es divertido: cuando se pone en palabras, el momento se pierde.
No es necesario que las obras de arte sean bellas para que las consideremos importantes. Basta con pensar en el urinario “readymade” de Marcel Duchamp que puso de lado, firmó con un nombre falso y presentó a la exposición de la recién fundada Sociedad de Artistas Independientes de Nueva York en 1917. A nosotros nos cuesta considerar bello este objeto, pero está ampliamente aceptado como una de las obras más importantes del arte occidental del siglo pasado.
Llamar a algo bello no es una afirmación crítica, por lo que se considera de poco valor para un argumento que intenta comprender la moral, la política y los ideales de las culturas humanas del pasado y del presente. Llamar a algo bello no es lo mismo que llamarlo una obra de arte importante. Como diría un filósofo, la belleza no es una condición necesaria del objeto artístico.

Historia de la belleza en el arte

Las interacciones entre los elementos y los principios del arte ayudan a los artistas a organizar obras de arte sensorialmente agradables, al tiempo que ofrecen a los espectadores un marco en el que analizar y debatir las ideas estéticas.
El arte es una gama muy diversa de actividades humanas dedicadas a la creación de artefactos visuales, auditivos o escénicos -obras de arte- que expresan la destreza imaginativa o técnica del autor, y están destinados a ser apreciados por su belleza o poder emocional.
Las formas de arte más antiguas documentadas son las artes visuales, que incluyen imágenes u objetos en campos como la pintura, la escultura, el grabado, la fotografía y otros medios visuales. La arquitectura se incluye a menudo como una de las artes visuales; sin embargo, al igual que las artes decorativas, implica la creación de objetos en los que las consideraciones prácticas de uso son esenciales, de un modo que no suelen serlo en otro arte visual, como una pintura.
El arte puede caracterizarse en términos de mimetismo (su representación de la realidad), expresión, comunicación de emociones u otras cualidades. Aunque la definición de lo que constituye el arte es discutida y ha cambiado a lo largo del tiempo, las descripciones generales se centran en la idea de la habilidad imaginativa o técnica derivada de la agencia y la creación humanas. A la hora de identificar visualmente una obra de arte, no existe un único conjunto de valores o rasgos estéticos. Una pintura barroca no tiene por qué compartir mucho con una obra de teatro contemporánea, pero ambas se consideran arte.

Relación entre el arte y la belleza

Las interacciones entre los elementos y los principios del arte ayudan a los artistas a organizar obras de arte sensorialmente agradables, al tiempo que ofrecen a los espectadores un marco en el que analizar y debatir las ideas estéticas.
El arte es una gama muy diversa de actividades humanas dedicadas a la creación de artefactos visuales, auditivos o escénicos -obras de arte- que expresan la destreza imaginativa o técnica del autor, y están destinados a ser apreciados por su belleza o poder emocional.
Las formas de arte más antiguas documentadas son las artes visuales, que incluyen imágenes u objetos en campos como la pintura, la escultura, el grabado, la fotografía y otros medios visuales. La arquitectura se incluye a menudo como una de las artes visuales; sin embargo, al igual que las artes decorativas, implica la creación de objetos en los que las consideraciones prácticas de uso son esenciales, de un modo que no suelen serlo en otro arte visual, como una pintura.
El arte puede caracterizarse en términos de mimetismo (su representación de la realidad), expresión, comunicación de emociones u otras cualidades. Aunque la definición de lo que constituye el arte es discutida y ha cambiado a lo largo del tiempo, las descripciones generales se centran en la idea de la habilidad imaginativa o técnica derivada de la agencia y la creación humanas. A la hora de identificar visualmente una obra de arte, no existe un único conjunto de valores o rasgos estéticos. Una pintura barroca no tiene por qué compartir mucho con una obra de teatro contemporánea, pero ambas se consideran arte.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos