Dieta del plato adelgazar

Dieta del plato adelgazar

Plan de comidas del método del plato

Su peso, el tamaño de su cintura y la cantidad de peso ganada desde mediados de los 20 años pueden tener graves consecuencias para la salud. Estos factores pueden influir en gran medida en sus posibilidades de desarrollar las siguientes enfermedades y afecciones:
Dado que la mayoría de los adultos de entre 18 y 49 años ganan entre 1 y 2 kilos cada año (1), detener y prevenir el aumento de peso debería ser una prioridad. El aumento de peso a medida que se envejece aumenta las posibilidades de desarrollar una o más enfermedades crónicas.
Es posible que haya visto en las noticias la cobertura de un estudio que afirma que el sobrepeso y la obesidad pueden reducir la mortalidad (8, 9), pero un grupo de expertos debatió por qué el público en general no debería confiar en los resultados de este estudio erróneo.
Sin embargo, los genes no tienen por qué convertirse en destino, y los estudios sugieren que seguir una dieta saludable, mantenerse activo y evitar hábitos poco saludables como beber refrescos puede prevenir la predisposición genética al riesgo de obesidad. (10)
3. La inactividad física: Hacer ejercicio tiene una gran cantidad de beneficios para la salud, incluyendo la reducción de las posibilidades de desarrollar enfermedades del corazón, algunos tipos de cáncer y otras enfermedades crónicas. (11) La actividad física es un elemento clave para el control del peso y la salud.

Método del plato para perder peso

¿Busca una copia imprimible? Descargue uno aquí y cuélguelo en su nevera para que le sirva de recordatorio diario a la hora de planificar y preparar sus comidas. También hay traducciones del Plato de la Alimentación Saludable en más de 25 idiomas.
Los cereales integrales e intactos -trigo integral, cebada, bayas de trigo, quinoa, avena, arroz integral y los alimentos elaborados con ellos, como la pasta integral- tienen un efecto más suave sobre el azúcar en sangre y la insulina que el pan blanco, el arroz blanco y otros cereales refinados.
El pescado, las aves de corral, las alubias y los frutos secos son fuentes de proteínas saludables y versátiles: pueden mezclarse en ensaladas y combinarse bien con las verduras en un plato. Limite las carnes rojas y evite las carnes procesadas, como el beicon y las salchichas.
Elija aceites vegetales saludables como el de oliva, canola, soja, maíz, girasol, cacahuete y otros, y evite los aceites parcialmente hidrogenados, que contienen grasas trans poco saludables. Recuerda que bajo en grasa no significa “saludable”.
Tu plato y el planetaAsí como los diferentes alimentos pueden tener diferentes impactos en la salud humana, también tienen diferentes impactos en el medio ambiente. La producción de alimentos es uno de los principales responsables de las emisiones de gases de efecto invernadero y supone una enorme demanda de los recursos naturales del planeta.

Plato para perder peso

La mayoría de las dietas no funcionan a largo plazo porque implican planes restrictivos y obligan a la gente a eliminar sus alimentos favoritos. La restricción conduce inevitablemente a un sentimiento de privación, que desgasta las mejores intenciones de la dieta. Una forma de mejorar la dieta sin sentirse privado es probar el método del plato saludable. El método del plato saludable es un enfoque más equilibrado, que consiste en combinar pequeñas cantidades de alimentos más calóricos con grandes cantidades de alimentos menos calóricos.
Aunque hay muchas versiones del método del “plato saludable”, la mayoría recomienda que al menos la mitad del plato sea de frutas y verduras. Para perder peso, hay que centrarse en que la mitad del plato sea de verduras sin almidón. Las verduras sin almidón tienen menos calorías y carbohidratos que las verduras con almidón y la fruta. Algunos ejemplos de verduras sin almidón son la ensalada, las verduras de hoja oscura, el brócoli, las judías verdes, los pimientos, las cebollas, la calabaza, los pepinos, los tomates, las zanahorias y prácticamente cualquier verdura que pueda encontrar en el pasillo de los productos. Las verduras congeladas y enlatadas también cuentan. Pero no cuentes las patatas fritas o el maíz como verduras sin almidón.

Recetas del método del plato

Al igual que los distintos alimentos pueden tener diferentes efectos en la salud humana, también tienen diferentes efectos en el medio ambiente. El cambio hacia una “dieta de salud planetaria” puede nutrir tanto a las personas como al planeta.
Las dietas humanas vinculan inextricablemente la salud y la sostenibilidad del medio ambiente, y tienen el potencial de nutrir ambas. [1] El aumento de la producción de alimentos en los últimos 50 años ha contribuido a mejorar la esperanza de vida y a reducir el hambre, las tasas de mortalidad infantil y juvenil y la pobreza mundial. Sin embargo, estos beneficios están siendo contrarrestados por el cambio hacia dietas poco saludables.
En todo el mundo, a medida que las naciones se han urbanizado y que los ingresos de los ciudadanos han aumentado, las dietas tradicionales (normalmente más ricas en alimentos vegetales de calidad), han pasado a un “patrón dietético de estilo occidental”, caracterizado por un alto consumo de calorías, alimentos altamente procesados (carbohidratos refinados, azúcares añadidos, sodio y grasas poco saludables) y altas cantidades de productos animales [2,3]. [2,3] Además de los efectos negativos sobre la salud humana asociados a esta transición nutricional, este patrón alimentario es también insostenible. La producción actual de alimentos ya está provocando el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, la contaminación y cambios drásticos en el uso de la tierra y el agua.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos