Pinchazos en los labios genitales

Pinchazos en los labios genitales

Lesión de los labios vaginales – hinchazón femenina

Si tienes un problema en los labios vaginales, es posible que, como muchas mujeres, te sientas demasiado avergonzada para ir al médico. Muchas mujeres no están acostumbradas a hablar de sus “partes íntimas” cuando algo va mal, así que aquí tienes lo que debes hacer si crees que tienes un problema en los labios.
El tamaño, la forma y el color de los labios son diferentes en cada mujer. Un labio puede tener una forma o un tamaño diferente del otro. No hay que preocuparse por la forma y el tamaño de los labios: puedes ver cuánto varían los labios normales visitando la Biblioteca de los Labios.
La hipertrofia labial se produce cuando uno o ambos labios son más grandes de lo habitual. Los labios pueden estar agrandados, un labio puede ser más grande que el otro, o los labios menores pueden extenderse más allá de los labios mayores.
La hipertrofia labial es inofensiva. No afecta a la vida sexual de la mujer y no es una afección médica. Pero puede resultar incómoda o embarazosa, y puede dificultar la limpieza de los labios. Su médico puede aconsejarle soluciones sencillas, como llevar ropa interior holgada o utilizar una pomada para reducir la irritación.

Mujer herida a horcajadas

Resumen de la pruebaEl autoexamen vaginal es una forma de que la mujer observe su vulva y su vagina. Un autoexamen vaginal puede ayudarle a conocer mejor su cuerpo, los cambios que se producen durante el ciclo menstrual y cualquier problema que pueda necesitar atención médica. El mejor momento para realizar un autoexamen vaginal es entre los períodos menstruales. El autoexamen vaginal no debe sustituir a un examen pélvico regular realizado por su médico.
Cómo se haceQuítese la ropa por debajo de la cintura. Tenga el espejo y la linterna donde pueda alcanzarlos fácilmente. Lávese las manos. Siéntese en el suelo, en una cama o en un sofá y apoye la espalda con almohadas. Dobla las rodillas, coloca los pies cerca de las nalgas, inclínate ligeramente hacia atrás y separa las rodillas para que pueda verse la zona genital. Sostenga o apoye el espejo frente a su zona genital. Míralo: Haz que la luz se refleje en el espejo para que puedas ver claramente tu zona vaginal. A continuación, utiliza los dedos para separar los labios vaginales. Ajusta la luz y el espejo hasta que puedas ver el interior de la vagina. Deberías poder ver las paredes de color rosa rojizo de la vagina, que tienen pequeños pliegues o crestas conocidos como rugosidades. Observa tu flujo vaginal. Un flujo normal suele ser entre claro y blanco turbio, huele ligeramente ácido (como el vinagre), puede ser espeso o fino y cambia un poco a lo largo del ciclo menstrual. Para saber más, consulta el tema Conocimiento de la fertilidad.

Fotos de quistes labiales

Numerosos procedimientos de los que dispone el ginecólogo para el diagnóstico y el tratamiento de los procesos vulvares se abordan de forma adecuada y apropiada en una clínica o en un entorno de atención ambulatoria. La elección de un consultorio frente a un quirófano ambulatorio se basa generalmente en el grado de disección quirúrgica requerido, la disponibilidad de instrumental apropiado y el nivel de anestesia necesario para la comodidad adecuada de la paciente. Los procedimientos quirúrgicos presentados en este capítulo están agrupados por procesos patológicos, ya que esta agrupación explica mejor su uso apropiado en el entorno clínico.
4Reid R, Greenberg M, Jenson AB et al: Sexually transmitted papillomaviral infections: I. The anatomic distribution and pathologic grade of neoplastic lesions associated with different viral types. Am J Obstet Gynecol 156: 212, 1987
5Reid R, Elfone EA, Zirkin RM, Fuller TA: Superficial laser vulvectomy: II. Los principios anatómicos y biofísicos que permiten un control preciso de la profundidad de la destrucción dérmica con el láser de dióxido de carbono. Am J Obstet Gynecol 156: 261, 1985

Fotos de la lesión de horquilla

Normalmente, las paredes de la vagina son sólidas y están cerradas a los órganos y tejidos que la rodean, como el colon o las vías urinarias. Sin embargo, si la pared vaginal está dañada, puede formarse un agujero llamado fístula, que crea una abertura entre el canal vaginal y las estructuras cercanas.
Una fístula vaginal se forma cuando el tejido dañado de la pared vaginal empieza a romperse y acaba creando un agujero. Hay varias causas posibles, como las complicaciones durante el parto, la cirugía que afecta a la pared vaginal y la radioterapia para el cáncer pélvico.
La mayoría de las fístulas son indoloras y no se sienten. Sin embargo, dependiendo del tipo de fístula, puede entrar orina o heces en la vagina. Es posible que experimente pérdidas de orina, gases o secreciones malolientes, y que sus genitales se irriten o infecten.
El primer paso para diagnosticar las fístulas es un examen vaginal. Si no hay daños en el tejido, una prueba de tinte puede ayudar a identificar la fístula. El médico también puede recomendar una radiografía, una resonancia magnética u otras pruebas para detectar el tejido dañado.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos