Cocinar sepia a la plancha

Cocinar sepia a la plancha

Receta de sepia entera

Los calamares a la plancha con aceite de oliva y zumo de limón son uno de esos platos increíblemente sencillos que capturan todo lo que me gusta de la cocina costera mediterránea: son económicos, sin complicaciones y prístinos.* Un bocado y estoy de vuelta en una playa de Portugal, bebiendo vinho verde frío de la botella y clavando jugosos cuerpos de calamar a la plancha con mi tenedor.
Sin embargo, a pesar de su sencillez, los calamares a la parrilla son muy fáciles de estropear. ¿Por qué? Porque cuando asas calamares, las fuerzas conspiran contra ti, y no, no estoy sufriendo de delirios paranoicos. Al igual que cuando se pone a secar la ropa bajo la lluvia, para asar calamares hay que superar algunos obstáculos fundamentales: la superficie de los calamares sólo se dorará cuando se haya secado lo suficiente, pero los calamares se cocinarán en exceso si se exponen al calor del secado durante demasiado tiempo.
Comprender estos dos requisitos contrapuestos -la necesidad de exponer el calamar al calor suficiente para que se dore, pero no tanto como para que se cocine en exceso y se vuelva gomoso- es el primer paso para lograr buenos resultados.

Recetas de sepia en español

Si encuentras una sepia fresca, o sin limpiar, tendrás que limpiarla como si fuera un calamar. Corta justo por debajo de los ojos para liberar las patas, corta el pequeño pico con el que come la sepia, retira las cosas asquerosas del interior de la cabeza y saca el “hueso de la sepia”, una pieza central dura de cartílago que a los loros les encanta masticar.
El motivo es que los músculos de la sepia, el calamar y el pulpo son muy densos, con enormes cantidades de tejido conectivo. Recuerde que no tienen huesos y que pueden moverse en todas las direcciones, lo que significa que estos bichos necesitan un control motor extremadamente fino de esos pequeños brazos.
Una buena regla general es asar la sepia grande a fuego muy vivo durante unos minutos, como se hace con el pulpo bebé, o utilizarla en un salteado al estilo asiático. En su defecto, guise la sepia en cualquier número de recetas griegas, italianas o españolas o pruébela en la ensalada de fideos de marisco tailandesa.
Escanee activamente las características del dispositivo para identificarlo. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

Recetas de sepia salteada

Pin24Compartir6Tweet30 SharesEl marisco en España es como el bacon en Norteamérica (eso dice mi mujer californiana), lo consumimos casi a diario. En esta receta se utiliza la sepia, que se encuentra más comúnmente en el Mediterráneo y el Mar Báltico.
La sepia es muy parecida al calamar, salvo que tiene un poco más de sabor, por eso no se suele freír.  Esta tapa de marisco de sepia a la plancha, conocida como ¨Sepia a la Plancha¨ en España, se encuentra en casi todos los bares y restaurantes de España.
Es el comienzo perfecto para cualquier comida, o un gran aperitivo a media tarde mientras se toma una cerveza fría. Vea nuestra receta en vídeo a continuación sobre cómo hacer fácilmente la sepia a la sartén y disfrutar de los hermosos sabores del mar. Si no puedes encontrar sepia en tu zona, el calamar es el mejor sustituto. ¡Salud!
Revelación: En Spain on a Fork, ofrecemos enlaces afiliados para ayudarte a encontrar lo que necesitas para recrear nuestras recetas. Si te gusta lo que hacemos, puedes apoyarnos a través de nuestros enlaces elegidos, que nos hacen ganar una comisión, pero sigues pagando el mismo precio. Obtenga más información aquí.

Cómo cocinar los chipirones

Los calamares a la plancha con aceite de oliva y zumo de limón son uno de esos platos increíblemente sencillos que capturan todo lo que me gusta de la cocina costera mediterránea: son económicos, sin complicaciones y prístinos.* Un bocado y estoy de vuelta en una playa de Portugal, bebiendo vinho verde frío de la botella y clavando jugosos cuerpos de calamar a la plancha con mi tenedor.
Sin embargo, a pesar de su sencillez, los calamares a la parrilla son muy fáciles de estropear. ¿Por qué? Porque cuando asas calamares, las fuerzas conspiran contra ti, y no, no estoy sufriendo de delirios paranoicos. Al igual que cuando se pone a secar la ropa bajo la lluvia, para asar calamares hay que superar algunos obstáculos fundamentales: la superficie de los calamares sólo se dorará cuando se haya secado lo suficiente, pero los calamares se cocinarán en exceso si se exponen al calor del secado durante demasiado tiempo.
Comprender estos dos requisitos contrapuestos -la necesidad de exponer el calamar al calor suficiente para que se dore, pero no tanto como para que se cocine en exceso y se vuelva gomoso- es el primer paso para lograr buenos resultados.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos