Porque no me contestas el telefono

Ya no respondo al teléfono

Este artículo fue escrito por Tami Claytor. Tami Claytor es entrenadora de etiqueta, asesora de imagen y propietaria de Always Appropriate Image and Etiquette Consulting en Nueva York, Nueva York. Con más de 20 años de experiencia, Tami se especializa en impartir clases de etiqueta a individuos, estudiantes, empresas y organizaciones comunitarias. Tami ha pasado décadas estudiando culturas a través de sus extensos viajes por los cinco continentes y ha creado talleres de diversidad cultural para promover la justicia social y la conciencia intercultural. Es licenciada en Economía con especialización en Relaciones Internacionales por la Universidad Clark. Tami estudió en la Ophelia DeVore School of Charm y en el Fashion Institute of Technology, donde obtuvo el certificado de asesora de imagen.
Es importante tener una etiqueta telefónica educada y amable cuando se contesta al teléfono, especialmente si se habla con un desconocido o en un lugar de trabajo. Al contestar el teléfono, es importante saber cómo responder correctamente para no empezar la conversación con mal pie. Contesta al teléfono de forma educada, hablando con claridad, concentrándote en la llamada y manteniendo la profesionalidad si estás en un entorno laboral.

Por qué no respondes a mi llamada significado en hindi

Es una tendencia demasiado evidente entre los millennials, y que afecta a la forma en que las empresas y organizaciones deberán acercarse a su público. Pero, ¿qué está pasando? ¿Por qué los millennials no responden a sus llamadas telefónicas?
Los millennials -los que tienen entre 20 y 40 años- son móviles, están orientados a la productividad, dominan su tiempo y constituyen la mayoría de la mano de obra actual. Dado que responder a las llamadas telefónicas no se ajusta a estos rasgos, se ha convertido en la forma de comunicación que más disminuye.
Piensa en las redes sociales, en los mensajes de texto, incluso en los correos electrónicos. Le dices a la gente lo que piensas/necesitas/quieres, o das una actualización. Eso es todo. Si hay que hacer algún seguimiento, se gestionará como corresponde.
Todos estos mensajes se redactan y envían en menos de un minuto. Las llamadas telefónicas, en cambio, casi siempre llevan al menos varios minutos. ¿Por qué dedicar varios minutos a algo cuando se puede hacer en unos segundos?
En parte porque los millennials no quieren hablar físicamente con la gente, porque llamar a alguien es muy presuntuoso y porque todos seguimos recibiendo demasiadas llamadas, la reacción inicial a una llamada casi siempre será negativa.

Ya nadie contesta al teléfono

Es importante tener un protocolo telefónico educado y amigable cuando se contesta al teléfono, sobre todo si se habla con un desconocido o en un lugar de trabajo. Al contestar el teléfono, es importante saber cómo responder correctamente para no empezar la conversación con mal pie. Contesta al teléfono de forma educada hablando con claridad, centrándote en la llamada y manteniendo la profesionalidad si estás en un entorno laboral.
1. Contesta después de 2 o 3 timbres. Cuando respondas a las llamadas en el trabajo, deja que el teléfono suene 2 o 3 veces antes de contestar. Si dejas que suene más de 3 veces, la persona que llama puede impacientarse y sentir que su llamada está siendo ignorada.
2. Prepara un saludo profesional.  Cuando respondas al teléfono en tu oficina, no siempre sabrás quién está al otro lado del teléfono. Puede ser tu jefe, un cliente, uno de tus compañeros o incluso un número equivocado.
3. Identifícate a ti mismo y a tu organización.  En situaciones de negocios, lo más apropiado es contestar al teléfono con tu nombre y tu empresa. Por ejemplo, diga “Gracias por llamar a Smith’s Auto Body. Soy Joan, ¿en qué puedo ayudarle?”.

Papá, ¿por qué no contestabas a tu anuncio telefónico?

Me encantaba hablar por teléfono. Cuando estaba en el instituto, mis padres se quejaban a menudo de las horas que me pasaba acurrucado en el rincón del teléfono en el pasillo de nuestra casa. Siempre corría a contestar el teléfono cuando sonaba. Y me sentía desolado si no era yo quien lo contestaba. En mi adolescencia había pocas cosas más emocionantes que saber quién iba a estar al otro lado de la llamada. ¿Sería ese chico del que estaba enamorada? Normalmente no lo era.
En mis primeros trabajos “reales” fuera de la universidad, el teléfono sonaba incesantemente. Eran prácticamente los días previos al correo electrónico y para la mayoría de nuestros clientes la forma más rápida de ponerse en contacto era llamar por teléfono a la oficina. Y lo hacían. Sin parar. Calculo que pasaba tres horas al día al teléfono. Por lo menos.
Y hoy, cuando suena el teléfono, miro al instante para ver quién llama. Si no es el valioso cliente del chico guapo, no contesto. En realidad, la mayoría de las veces no contesto cuando es ese valioso cliente. Y a ellos les parece bien. Porque cuando conozco a mis clientes y empiezo a trabajar con ellos, les digo por adelantado que rara vez contesto al teléfono.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos