Oracion para terminar el dia

Oracion para terminar el dia

Oración al final del día de trabajo

Aunque hayas empezado el día con una taza de café y una oración significativa, es increíblemente fácil dejarse llevar por el caos y el estrés del día, lo que te obliga a terminarlo con una nota baja. Cuando llegues a casa al final del día, te ayudará tomarte un minuto, centrarte y rezar una oración nocturna a Dios. Esto ayudará a aliviar tu mente, a borrar tus preocupaciones y a darte fuerzas para terminar la semana.Jesús sabe exactamente lo que necesitas, en el momento exacto en que lo necesitas. Así que usa tu oración de la noche como una forma de darle gracias a él – especialmente si se te olvidó antes en el día. O, si tienes problemas para conciliar el sueño, di unas palabras de las Escrituras por la noche para calmarte. Pronto se convertirá en una rutina nocturna y estarás preparado para afrontar cada día y los retos que conlleva.
Padre, gracias por sostenerme hoy. Te he necesitado y has estado ahí para mí. Gracias por cada pedazo de amor, misericordia y gracia que se me mostró aunque no lo merecía. Gracias por tu fidelidad incluso en mi sufrimiento. Sólo a ti corresponde la gloria. Amén. -Topher Haddox

Citas para la oración del final del día

Padre celestial y misericordioso, al llegar al final del día, te pido que extiendas tus brazos protectores sobre mí y mi familia. Cúbrenos con tus ángeles protectores y mantennos bien y a salvo de todo daño y ataques espirituales.
Padre Todopoderoso, me considero bendecido por los maravillosos miembros de la familia con los que me has unido, aunque no siempre los aprecie. Danos paz y amor entre nosotros. Acaba con la lengua pendenciera. Acércanos los unos a los otros.
Rezo por los miembros de mi familia que no son cristianos, que no han entregado su vida a Cristo. Bendícelos, oh Señor, con entendimiento y sabiduría, para que lleguen a conocerte y tengan una relación contigo. En el nombre de Jesús todopoderoso yo oro, ¡Amén!
Padre Celestial, al terminar este día, te agradezco por todas las bendiciones en mi vida – familia, amigos, amor, esperanza, y un futuro seguro. Te agradezco por tu presencia en mi vida, y te pido que me des sabiduría y valor para enfrentarme a todo lo que venga mañana.

Comentarios

Padre celestial y misericordioso, al llegar al final del día, te pido que extiendas tus brazos protectores sobre mí y mi familia. Oh Señor, bendícenos esta noche. Cúbrenos con tus ángeles protectores y mantennos bien y a salvo de todo daño y ataques espirituales.
Te pido por los miembros de mi familia que no son cristianos, que no han entregado sus vidas a Cristo. Bendícelos, oh Señor, con entendimiento y sabiduría. Que lleguen a conocerte y a tener una relación contigo. En el nombre omnipotente de Jesús te pido, ¡Amén!
Querido Dios, mientras me acuesto para dormir, libera el estrés y la tensión de mi cuerpo. Calma mis pensamientos y elimina toda inquietud. Padre Celestial, mientras cierro este día con la oración de la noche, te agradezco por todas las bendiciones en mi vida – familia, amigos, amor, esperanza, y un futuro seguro.
Ayúdame a confiarte mi vida. Dirige mis pasos y permíteme caminar por tus senderos. Querido Padre, sigue hablándome en cada momento de cada día. Permíteme conocer la paz perfecta que sólo Tú puedes proporcionar.

Al final del día me pongo de pie y rezo

¡Buenas noches! Otro día está terminando, y tal vez estés buscando la manera de entregar tus sueños a Dios, perdonar los males del día, o pedirle al Espíritu que te hable mientras duermes. Si no estás seguro de qué decir mientras te enfrentas a otra noche a solas o a un mañana desafiante, reza junto a estas palabras y haz que Él sea el Señor de tus noches.
Padre Celestial, mi día está llegando a su fin, y estoy listo para acostarme. Pero antes de hacerlo, tengo que agradecerte tu fidelidad de hoy. Siempre es un buen día, incluso cuando las cosas no salen como las planifico, o cuando el mundo parece ser un caos, porque tú tienes el control.
Por todas las veces que he sido consciente de tu ayuda hoy, todas las veces que tu presencia invisible parecía tan cercana, gracias, Dios. Pero por todas las formas en las que trabajaste entre bastidores, desconocidas para mí, momentos en los que los ángeles enviados por el cielo actuaron en mi favor de formas que nunca conoceré, gracias también por eso, Señor.
Perdóname por cualquier acción tonta de mi parte hoy o por las cosas que hice sin pedir primero tu bendición o sabiduría. Esos son momentos que preferiría olvidar, pero estoy muy agradecida por tu perdón cuando te lo pido. No quiero irme a la cama sin aclarar las cosas entre nosotros, Señor. Nuestra amistad significa demasiado, y tu santidad lo merece. Gracias por amarme tal como soy. Tu amor me obliga a darte todo y llena mi corazón de alabanza por la relación que compartimos gracias a Jesús.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos