Oracion a san miguel arcangel para la salud

Oracion a san miguel arcangel para la salud

Oración de san miguel arcángel

La coronilla de San Miguel Arcángel, también llamada Rosario de los Ángeles, es una coronilla resultante de una revelación privada del Arcángel Miguel a la monja carmelita portuguesa Antónia de Astónaco. La coronilla fue aprobada por el Papa Pío IX en 1851[1].
En algún momento de la década de 1750, d’Astónaco dijo que el Arcángel Miguel había indicado en una aparición que le gustaría ser honrado, y Dios glorificado, mediante el rezo de nueve invocaciones especiales. Estas nueve invocaciones corresponden a las invocaciones a los nueve coros de ángeles y a los orígenes de la Coronilla de San Miguel. Las oraciones fueron aprobadas por el Papa Pío IX en 1851[cita requerida].
Se dice que el rezo de la coronilla proporciona la asistencia de San Miguel Arcángel y la compañía de un ángel de cada uno de los nueve coros celestiales al acercarse a la Sagrada Comunión[cita requerida] Además, para aquellos que rezaran la coronilla diariamente, prometía su asistencia continua y la de todos los santos ángeles durante la vida. También se cree que el rezo de la Coronilla vence gradualmente a los demonios y concede un Corazón Puro que libera del Purgatorio. Estas bendiciones se extienden a la familia directa.

Oración de san miguel arcángel imprimible

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla.  Sé nuestra defensa contra la maldad y las asechanzas del Diablo.  Que Dios lo reprenda, te lo pedimos humildemente, y haz, oh Príncipe de los ejércitos celestiales, con el poder de Dios, arrojar al infierno a Satanás, y a todos los espíritus malignos, que merodean por el mundo buscando la ruina de las almas. Amén. Oh, glorioso príncipe San Miguel, jefe y comandante de las huestes celestiales, guardián de las almas, vencedor de los espíritus rebeldes, siervo en la casa del Rey Divino y nuestro admirable conductor, tú que brillas con excelencia y virtudes sobrehumanas, líbranos de todo mal, a los que nos dirigimos a ti con confianza y permítenos, por tu bondadosa protección, servir a Dios cada día más fielmente.

Oración a san miguel, gabriel y rafael

El Arcángel Miguel es el único ángel mencionado en tres textos diferentes de tres religiones distintas. No sólo se le menciona en la Biblia, sino también en los textos musulmanes y judíos. Sin embargo, en los tres se le ve como una figura protectora. Fuerte y fiel a la vez. Por eso, muchas personas que necesitan protección se dirigen a él para que interceda, con una oración del Arcángel Miguel.
En la iglesia católica romana se le conoce como “San Miguel Arcángel” y “San Miguel”. En el Nuevo Testamento se ve al Arcángel Miguel dirigiendo el ejército del cielo contra el Diablo en las revelaciones. Donde como él derrotó a Satanás durante la guerra en el cielo. Algunas buenas oraciones al Arcángel Miguel incluyen:
“Querido San Miguel Arcángel, guárdanos en la batalla, sé nuestro escudo contra la maldad y las asechanzas del diablo.Que el Señor lo reprenda, te lo pedimos humildemente;y haz Tú, oh Príncipe de las huestes celestiales, por la gracia de Dios, arrojar al infierno aSatanás y a todos los espíritus malignos que merodean por el mundo buscando la ruina de las almas.Amén”.

Oraciones poderosas a san miguel arcángel

La Oración a San Miguel Arcángel suele referirse a una oración católica específica a San Miguel Arcángel, entre las diversas oraciones que existen dirigidas a él. Se inscribe en el ámbito de las oraciones sobre la guerra espiritual. Desde 1886 hasta 1964, esta oración se recitaba después de la misa baja en la Iglesia católica, aunque no se incorporaba al texto ni a las rúbricas de la misa.
Oración a San Miguel Arcángel del Papa León XIII: San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla. Sé nuestra protección contra la maldad y las asechanzas del demonio; Que Dios lo reprenda, te rogamos humildemente; Y haz, oh Príncipe de la Hueste Celestial, con el poder de Dios, arrojar al infierno a Satanás y a todos los espíritus malignos que vagan por el mundo para la ruina de las almas. Amén
La traducción inglesa que se utilizó en Irlanda se cita en la novela Ulises de James Joyce[5]: “San Miguel”, “San Miguel”, “defiéndenos en la batalla”, “malicia y asechanzas”, “que Dios lo reprenda”, “empuja al infierno”, “todos los espíritus malignos”, “merodean por el mundo buscando la ruina” y “vagan por el mundo buscando la ruina”[6][7][8].

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos